Planes de Negocio

Plan de Negocio¿Necesita inversores? ¿Quiere solicitar una subvención? ¿O simplemente ha llegado el momento de hacer un autoanálisis de su negocio?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí, entonces la mejor herramienta para alcanzar cualquiera de estos objetivos es elaborar un plan de empresa.

El Plan de Negocio o Plan de Empresa es la expresión cualitativa y detallada de la estrategia empresarial.

Elaborar, ejecutar y evaluar planes, es una de las tareas esenciales de la gestión empresarial.

Todos los planes de empresa tienen más o menos los mismos apartados, pero cuando llegan a la mesa del inversor unos se quedan donde están y otros pasan a la temida columna de los de “ya los leeré más tarde”. Si quiere que el suyo sea de los que despiertan el interés del más impasible, Grupo Dariza sabe como hacerlo.

Para empezar, un plan de empresa es, una metodología que sistematiza e integra las actividades que serán necesarias para que una idea de negocio se convierta en una empresa y que desprende unas expectativas que demuestran que es rentable. O dicho en otras palabras, es el gancho para captar a un inversor y decirle que nuestra idea es genial y muy rentable.

Es una herramienta de comunicación de venta y sirve para atraer y convencer a las personas que tienen los recursos para ponerla en marcha. Pero además de para captar fondos, el plan de empresa es también la mejor herramienta para evaluar la viabilidad de tu negocio.

A menudo se tiende a confundir entre plan de negocios, plan de empresa y plan de márketing. Conviene aclarar que los dos primeros, son lo mismo. El tercero es una parte de los otros dos.

Antes de entrar en materia pura y dura, unos consejos para conseguir la señal que avisa al inversor de que ese plan merece la pena. Para ello debe ser:

  • Sugerente. Tanto en el diseño exterior (portada cuidada, papel de calidad, diseño atractivo…) como en el interior (debe estar organizado con resumen, cuerpo y anexos) y estructurado (con un índice completo y un tipo de letra fácil de leer). El resumen ejecutivo es clave y a él dedicaremos un apartado específico.
  • Tentador. Escrito de forma que incite al lector a hacer números y valorar las posibilidades de entrar en el negocio. Hay que cuidar el estilo de redacción, ser breve, utilizar un lenguaje sencillo (ideas principales en frases simples), evitar al máximo la jerga y eliminar lo superfluo.
  • Ocurrente y dinámico. Hay que ser creativo, pero con mesura. Si el negocio que propone no invita a grandes florituras, mejor no mencionarlas. Puede ser contraproducente distraer al lector. La creatividad es importante siempre que destaque algo del negocio, pero si no puede tener el efecto contrario. Acompañado también de diapositivas, vídeos o de cualquier otro soporte que facilite la lectura y lo diferencie del resto.
  • Preciso y explícito. La claridad y la concisión deben ser fundamentales. Ha de llevar información útil. No puede faltar ningún dato importante. Recuerda que es una cuestión de calidad y no de cantidad. Las ideas claves, desde el principio: que no haya que deducir su significado. Aunque las tablas económicas principales deben ir en el apartado económico financiero del cuerpo central, en los anexos se pueden incluir los datos secundarios, los resultados del estudio de mercado, los currículums de los profesionales y, si las hay, cualquier carta de recomendación o informe favorable.

Lo ideal es que se pueda desarrollar en una extensión entre 50 y 75 páginas y se puede presentar tanto en Word como en Powerpoint.